16 de diciembre de 2011

Cólera e ira expresadas con acciones descompuestas o palabras altivas e injuriosas,

La risa por fuera, y por dentro fatal.
Nace solo y vive solo, porque tiene miedo a conocer, a conocerse, y solo ve a gente y no a personas cuando otros le regalan su tiempo y parte de sus vidas. Está muerto por dentro desde que nació, pero su coraza lucha contra viento y marea y le nutre en falsedad. Y cómo hará para ocultarla, para que parezca que es su propia piel la que destila confianza en sí mismo e indiferencia hacia todo lo demás, para que parezca que es su propia piel la que aguanta el chaparrón, cuando todo eso no es más que un simple ritual de tristeza que se repite cada vez que parpadea, que no es más que un fantasma que se ha dejado caer por este mundo y erra con su antifaz siempre puesto. Olvidó quitárselo y crecer por dentro. Con aparentar fuerza y valentía, aún tratándose de un niño endeble de más de veinte, jugando a este juego macabro en total soledad, le valía (y le vale).
Su vida está vacía cual cáscara de nuez. Todo lo que tuvo lo destruyó, vive sin motivos e ilusión, quizás ni él mismo sepa por qué. Quizás sean las ganas inexplicables de quedarse solo.
Lo único que tiene dentro de su redil se está pudriendo por dentro, ni es capaz de sonreír. Cualquiera podría liberarse de cadenas y saltar los listones, pero ella prefiere perderse en una espiral de odio, rencores, riñas, celos, envidias, distancias, frío, temor, gritos y angustias. Prefiere seguir colgada del padre de la soberbia. Prefiere seguir colgada de un móvil y derramando lágrimas a empezar de cero y aprender a sonreír de nuevo.
Que por amor se hacen muchas tonterías, y por todas estaría dispuesta a entregar mi razón, cuando mis manos no tropiecen con unos grilletes.

deviantart.com



No hay comentarios:

Publicar un comentario